Ir al contenido principal

We'd prefer it if you saw us at our best.

Pega.com is not optimized for Internet Explorer. For the optimal experience, please use:

Close Deprecation Notice

El texto original es la versión en inglés del sitio web. Ninguna discrepancia o diferencia originada en la traducción será vinculante ni tendrá ningún efecto legal para fines de cumplimiento normativo o ejecución. En caso de duda relacionada con la exactitud de la información contenida en el sitio web traducido, consulte la versión en inglés del sitio web, que es la versión oficial.

Respuesta de Pega a la demanda de Appian

Los hechos sobre Appian vs. Pega 

En 2020, Appian demandó a Pega ante un tribunal del condado de Virginia basándose en una afirmación del actual jefe de inteligencia competitiva de Appian de que, cuando trabajaba en Pega en 2012, contrató a un consultor para que le hiciera una demostración del producto ampliamente disponible de Appian.

Appian alega que estas demostraciones incluían “secretos comerciales” que Pega copió, aunque fueran fácilmente observables o ya estuvieran presentes en los productos de Pega, lo que convierte a este caso en un caso de secretos comerciales sin secretos.

Appian también afirmó que, con estas demostraciones, se impidió que Pega se volviera repentinamente “obsoleta” en octubre de 2013, y que todos los ingresos de Pega de 2013 a 2020 fueron “injustos”. Expertos destacados en derecho de propiedad intelectual han caracterizado la explicación del tribunal al jurado acerca del derecho aplicable como “profundamente deficiente” y señalaron que la decisión “es contraria” a la ley vigente.

Pega está en total desacuerdo con las demandas y el veredicto en Appian vs. Pega. El proceso de apelación está en curso, y ambas partes presentaron argumentos orales ante el Tribunal de Apelaciones de Virginia el 15 de noviembre de 2023. El tribunal no ha dado un plazo para la emisión de su dictamen. Como recordatorio, después de eso, podría haber una solicitud al Tribunal de Apelaciones para volver a escuchar el caso, o una nueva apelación ante el Tribunal Supremo de Virginia. Es importante destacar que no existen restricciones sobre ninguno de los productos de Pega, ni ahora ni en el futuro.

Aspectos destacados de la posición de Pega

Como hemos expresado en reiteradas ocasiones, creemos que existen deficiencias significativas en el juicio sin precedentes del tribunal del condado de Virginia. 

En repetidas ocasiones, manifestamos que hubo errores significativos en el juicio, y expertos externos coincidieron con ello.

No hay “secretos comerciales” en este caso.

Appian no cumplió el requisito básico de mantener en secreto un “secreto comercial” y perdió el derecho a la protección legal de estos alegados secretos. La empresa comercializó y puso su plataforma y las funciones que la acompañan a disposición de miles y miles de personas, a menudo, sin ningún requisito de confidencialidad y sin conocer siquiera las identidades de las personas que recibían demostraciones de su software. Appian también dio permiso explícito a los revendedores de software para que realizaran demostraciones de su plataforma libremente a quien quisieran. Estos clientes potenciales podían hacer capturas de pantalla y de video ilimitadas de estas demostraciones y compartirlos como quisieran.

Esto también es un caso de software sin el software.  

Durante el juicio, Pega negó rotundamente que se hubiera copiado algo de Appian en nuestra plataforma, y estábamos preparados para ofrecer pruebas de ello al jurado con demostraciones de versiones anteriores de nuestra plataforma. Sin embargo, el tribunal impidió incorrectamente que esto sucediera, por lo que el jurado no tuvo la oportunidad de verlo por sí mismo.

Las interpretaciones de Appian de los hechos en este caso han sido sistemáticamente engañosas. 

Una empresa de personal tecnológico puso en contacto al antiguo jefe de inteligencia competitiva de Pega (ahora con el mismo puesto en Appian) con un consultor a tiempo parcial que le proporcionó demostraciones y exposiciones ocasionales sobre la plataforma generalmente disponible de Appian en el transcurso de 18 meses. El consultor era simplemente una de las miles de personas que utilizaban la plataforma de Appian para crear aplicaciones; no tenía acceso interno a su plataforma más allá de lo que cualquier usuario del software de Appian ya podía ver.

En el juicio, Appian tuvo que reconocer que su plataforma presentaba graves deficiencias, incluida la pérdida de datos.

Appian alegó que estas deficiencias, a las que se refirieron como “limitaciones estructurales críticas de la plataforma de Appian”, eran en realidad secretos comerciales legítimos. No estamos de acuerdo y creemos que es importante que los clientes conozcan cualquier “limitación estructural crítica”.

Appian cuestiona la decisión de Pega de no impugnar una sentencia de $1.

Tanto Appian como el jurado estuvieron de acuerdo en que el valor de las reclamaciones en virtud de la Ley de Delitos Informáticos de Virginia (VCCA, por sus siglas en inglés) ascendía a una mera indemnización de $1. No desperdiciaremos el tiempo del Tribunal de Apelaciones con esto y nos centraremos en los errores legales que cubrimos en nuestra apelación.

El proceso de apelación está en curso.

Ambas partes presentaron argumentos orales ante el Tribunal de Apelaciones de Virginia el 15 de noviembre de 2023. El tribunal no ha dado un plazo para la emisión de su dictamen. Como recordatorio, después de eso, podría haber una solicitud al Tribunal de Apelaciones para volver a escuchar el caso, o una nueva apelación ante el Tribunal Supremo de Virginia.

No hay límites con respecto a cómo Pega desarrolla y vende sus productos o presta servicios en relación con ellos, ahora o en el futuro.

Appian retiró su solicitud de tales restricciones, por lo que no hubo ninguna repercusión en los productos de Pega o en lo que podemos vender y los servicios que prestamos.

Declaraciones anteriores

16 de noviembre de 2023: Correo electrónico a los empleados de Pega sobre los argumentos de la apelación

Hola a todos,

Ayer estuve en Virginia presentando nuestros argumentos de apelación en el caso contra Appian. Caso Pega personado ante el Tribunal de Apelaciones de Virginia. Como saben, siempre hemos dicho que estamos en total desacuerdo con las demandas y el veredicto del caso.

Observé a los tres jueces bien preparados y conocedores de nuestros temas de apelación. Me ha encantado el nivel de involucración, así como las preguntas detalladas y profundas que ha planteado el jurado. Estas son mis impresiones no jurídicas, y desde luego no podemos predecir ningún resultado antes de que se publique la opinión escrita. El Tribunal no ha dado un plazo para la emisión de su dictamen y, como recordatorio, después de eso, podría haber una solicitud al Tribunal de Apelaciones para volver a escuchar el caso, o una nueva apelación ante el Tribunal Supremo de Virginia. El tribunal pone a su disposición una grabación de audio en su sitio web si desea escuchar el procedimiento (caso 1399-22-4, Pegasystems Inc. contra Appian Corp, 15 de noviembre de 2023).

Si recibe preguntas de clientes o socios sobre la audiencia, puede reenviarles este correo electrónico o enviar un mensaje a [email protected].

Gracias por su continuo compromiso con nuestros clientes y con todos nosotros.

Ken

15 de febrero de 2023: correo electrónico a los empleados de Pega sobre las opiniones de los expertos presentadas en la apelación.

Estimado equipo de Pega:

Quería compartir otro acontecimiento positivo en el caso Appian.

Como era de esperar, el caso ha captado la atención de los expertos en secretos comerciales. El lunes, tres destacadas voces del ámbito de la propiedad intelectual (PI) —una importante asociación jurídica, así como dos renombrados profesores de derecho— compartieron sus puntos de vista sobre el caso en documentos jurídicos. Su perspectiva imparcial es importante: su motivación no es ayudar a Pega, sino evitar los peligrosos precedentes legales que esta sentencia podría sentar si se permitiera que se impusiera.

La American Intellectual Property Law Association (AIPLA), una organización nacional de abogados especializados en propiedad intelectual, se centró en que el tribunal de primera instancia instruyó erróneamente al jurado, diciendo:

  • “En lo que puede ser un ambiente emocionalmente cargado para el juicio, es particularmente importante que el jurado sea instruido en términos claros y sin ambigüedades”.
  • La instrucción del tribunal de primera instancia “no fue coherente con la obligación [de Appian] de demostrar la causalidad” de sus reclamaciones por daños y perjuicios, lo que “hace que la instrucción sea inadecuada”.

Además, los profesores Pamela Samuelson y Mark Gergen, dos de los juristas de propiedad intelectual más destacados del país, escribieron que:

  • El tribunal dio al jurado una instrucción que era “profundamente defectuosa”, y que incurrió en un “error evidente” que “pasó por alto [un] requisito básico” de la ley de secretos comerciales.
  • También afirmaron que “la decisión del tribunal es contraria” a la ley.

Es gratificante ver que estos expertos exponen algunos de los mismos puntos clave que nosotros planteamos en nuestra apelación sobre los errores del caso. Puede leer estos documentos en su totalidad en nuestro sitio web (http://www.pega.com/es/appian-lawsuit-statement). Al igual que con nuestra apelación, siéntase libre de compartirlos con clientes o socios que puedan tener preguntas o que crea que estarían interesados en ver esta información.

Muchas gracias,

Ken

7 de febrero de 2023: correo electrónico a los empleados de Pega con detalles sobre la apelación de la demanda

Estimado equipo de Pega: 
 
Quería ponerles al día a todos sobre un hito importante en el caso Appian.  
 
Ayer, presentamos nuestro recurso de apelación [solo disponible en inglés] ante el Tribunal de Apelaciones de Virginia. Esto nos permite compartir —en detalle— las razones por las que creemos que esta sentencia sin precedentes es indefendible. Por ser un documento legal, creo que encontrará que su lectura es convincente y, a veces, chocante; una lectura libre de dramatización por parte de Appian. Hemos expresado continuamente nuestra confianza en la fuerza de nuestra apelación, y descubrirá por qué cuando haya leído el documento y el resumen que figuran a continuación. 
 
No dude en compartir esta información con los clientes o socios que aún tengan preguntas. Creemos que cualquiera que lea esto llegará a la misma conclusión inequívoca que nosotros: que el caso contiene poco más que sensacionalismo y que la sentencia es el resultado de errores de hecho y de derecho y debe ser anulada. 

Estos documentos, y nuestras comunicaciones anteriores sobre la demanda, están disponibles en www.pega.com/es/appian-lawsuit-statement. Esto constituye un paso decisivo para corregir este error, y les seguiremos informando de cualquier novedad importante a medida que avancemos en el proceso.  
 
Gracias,  
Ken

Appian vs. Pegasystems: resumen de la apelación de Pega

Antecedentes del caso 
Appian demandó a Pega ante un tribunal del condado de Virginia por apropiación indebida de “secretos comerciales” entre 2012 y 2014. Allá por 2012, el entonces responsable de inteligencia competitiva de Pega (que ahora desempeña ese mismo cargo en Appian) contrató a un consultor para que le hiciera una demostración del producto ampliamente disponible de Appian.. Appian alegó que estas demostraciones comunes incluían “secretos comerciales” y que Pega copió algunas de las características en sus propios productos para salvarse de convertirse repentinamente en “obsoleta e irrelevante” en 2013.  
 
Pero, como deja clara la apelación de Pega, la mayoría de estos “secretos” no solo eran fácilmente observables por extraños, sino que ya estaban presentes en los productos de Pega. No obstante, los numerosos errores del tribunal propiciaron que el jurado fallara a favor de Appian con la mayor indemnización de la historia de los tribunales de Virginia. 

A continuación, se resumen algunos de los errores clave de esta escandalosa sentencia, detallados en la presentación de la apelación por parte de Pega: 
 
Las reclamaciones de Appian no pueden considerarse “secretos comerciales” 
Appian puso su plataforma y las funciones que la acompañan a disposición de miles y miles de personas sin ningún requisito de confidencialidad y, a menudo, sin conocer siquiera sus identidades. La empresa también dio permiso explícito a los revendedores de software —tantos que perdió la cuenta— para que realizaran demostraciones libremente a quien quisieran. Los clientes potenciales también podían hacer capturas de pantalla y videos ilimitados de estas demostraciones y compartirlos como quisieran. Al hacerlo, Appian incumplió el requisito básico de mantener en secreto un “secreto comercial”, perdiendo así el derecho a la protección legal. Al permitir que el veredicto se mantuviera a pesar de la ausencia de secretos comerciales, el tribunal de primera instancia cometió un error fundamental en la interpretación de la ley. 
 
El tribunal impidió indebidamente que el jurado escuchara pruebas cruciales 
El error del secreto comercial fue solo uno de los numerosos errores que se cometieron. Por ejemplo, también se le impidió a Pega que hiciera demostraciones de versiones anteriores de su propio software. Esto habría permitido a los miembros del jurado ver por sí mismos que Pega disponía ya desde mucho antes de las características que Appian afirmaba que se habían copiado. Además, el tribunal impidió que el jurado supiera que la mayor parte del negocio de Pega no está relacionado con las reclamaciones de Appian. 
 
El tribunal le dio la vuelta a la ley en relación con la prueba de daños 
Para agravar estos errores, el tribunal adoptó un enfoque sin precedentes (e incorrecto) sobre cómo el jurado debía considerar los daños. La ley de secretos comerciales de Virginia exige que Appian demuestre que la supuesta apropiación indebida causó los daños que Appian solicitaba. En su lugar, el tribunal solo exigió a Appian que señalara el importe de los ingresos totales de Pega a lo largo de un período de ocho años, y luego trasladó la carga a Pega para que demostrara que esos ingresos no estaban sujetos a ninguna indemnización por daños y perjuicios. Esto suponía erróneamente que cada céntimo de los ingresos que tuvo Pega durante ese tiempo procedía de los “secretos” de Appian, a pesar de que gran parte de ellos procedían de otras líneas de productos totalmente ajenas a este caso. 
 
La redacción de la ley es clara y, al ignorarla, el tribunal permitió indebidamente una indemnización astronómica. 
 
La sentencia del tribunal de primera instancia debería ser anulada 
Una interpretación correcta sobre cualquiera de estas cuestiones debería haber bastado para fallar a favor de Pega. Pega solicita al Tribunal de Apelaciones que anule la sentencia y falle a favor de Pega u ordene un nuevo juicio sobre algunas o todas las cuestiones. Se espera que los intercambios escritos sobre la apelación finalicen en los próximos 90 días, que los argumentos orales se realicen para el verano de 2023 y que se emita una opinión escrita unos meses después. Después, seguirían las posibles apelaciones de cualquiera de las partes ante el Tribunal Supremo de Virginia. El informe completo puede consultarse aquí. [Tenga en cuenta que el archivo solo está disponible en inglés]. 

5 de diciembre de 2022: Correo electrónico a los empleados de Pega con opiniones detalladas sobre la demanda

Estimado equipo de Pega:

En nombre del equipo directivo, quiero compartir algunas opiniones más detalladas sobre la demanda que Appian presentó en una corte del condado de Virginia a medida que abordamos algunas de nuestras documentaciones detalladas en la apelación. Como recordatorio de lo que hemos compartido anteriormente, es importante tener en cuenta lo siguiente. Somos una empresa fuerte a nivel financiero. Esta demanda no impone límites a la forma en que Pega desarrolla, vende o presta servicio sobre nuestros productos. Este es un caso civil, no una demanda penal. Creemos firmemente que Pega tendrá éxito en el proceso de apelación.

1. El caso es acerca de Pega, que confirma lo que Appian puede y no puede hacer.

El caso surgió a raíz de una investigación de mercado realizada por Pega entre 2012 y 2014. En 2012, el exjefe de inteligencia competitiva de Pega, John Petronio, contrató a un consultor a tiempo parcial a través de una empresa de personal tecnológico para proporcionar demostraciones y exposiciones sobre Appian. El consultor (que nunca fue empleado de Pega ni de Appian) era una de las miles de personas que utilizaban la plataforma de Appian para crear aplicaciones. En total, el consultor recibió un pago por una suma de $23 000 durante un período de dos años y medio.

El Sr. Petronio, que supervisó el trabajo del consultor, no ha trabajado en Pega en los últimos siete años. Fue despedido hace mucho tiempo por razones de rendimiento que no están relacionadas con las reclamaciones de Appian. Appian lo contrató el año siguiente a su salida de Pega, primero como consultor, y luego, varios años después, como su jefe de inteligencia competitiva. Ocho meses después de asumir ese cargo, el Sr. Petronio les contó a los abogados de Appian la historia que se convirtió en el fundamento de este caso. Appian entonces demandó a Pega. A pesar de que Appian calificó su trabajo en Pega de “poco ético” y “espionaje corporativo”, el Sr. Petronio sigue empleado como su jefe de inteligencia competitiva hasta la fecha.

Appian alegó que las características del producto, que miles y miles de personas que utilizan su plataforma pueden ver claramente, son secretos comerciales protegidos. Si la teoría de Appian fuera cierta, cualquier persona que comparte cualquier cosa sobre su experiencia utilizando la plataforma de Appian se arriesga a incurrir en responsabilidad por secreto comercial.

Appian alegó que Pega utilizó la información que obtuvo del consultor de dos maneras:

En primer lugar, Appian alegó que Pega utilizó lo que aprendió sobre la plataforma de Appian para destacar las debilidades de Appian. En el juicio, Appian sostuvo que era beneficioso ocultarles esas debilidades a los clientes existentes y potenciales. Aunque Pega destacó la ausencia de ciertas características o funcionalidades en la plataforma de Appian, creemos firmemente que las debilidades que cualquier persona que utiliza la plataforma de Appian podría observar no son en absoluto secretas. Además, los clientes son muy sofisticados, evalúan a fondo los productos en el mercado y toman sus propias decisiones sobre puntos fuertes y débiles.

En segundo lugar, Appian afirmó que Pega utilizó información imprecisa y poco definida que obtuvo del consultor para cambiar las capacidades “sociales”, “móviles” y de “facilidad de uso” de la propia plataforma de Pega.

En su demanda, Appian alegó que los miles de millones de dólares que Pega ganó durante más de ocho años fueron el resultado de la exposición de algunas de las características de Appian en 2012 y 2013.

2. Los supuestos secretos comerciales son debilidades visibles de la plataforma de Appian y características conocidas.

Los supuestos secretos son todas las características (o la ausencia de características) en la plataforma de Appian que las personas que escriben aplicaciones utilizando la plataforma ven, usan o conocen de cualquier otro modo. Algunos de ellos también son evidentes para muchos más usuarios finales de las aplicaciones. Así es como Appian los describió realmente en el juicio:

  1. Desarrollo simultáneo y bloqueo del modelo de proceso
  2. Herramientas de elaboración de informes y tipos de gráficos específicos disponibles
  3. Servicios web devuelve solo el ID de proceso
  4. Características específicas de las herramientas de administración unificadas disponibles
  5. Esquema en estrella/Presentación de informes sobre datos externos
  6. Configuración y personalización de los puntos de control
  7. Características de topología, incluida la información de la experimentación
  8. Documentación confidencial del Foro de Appian

La mayoría de estos supuestos secretos son debilidades visibles de la plataforma de Appian que Pega ya conocía antes de que el Sr. Petronio buscara a un consultor.

Los otros supuestos secretos comerciales son básicos (como la interacción en las redes sociales) y habitualmente presentes en muchos productos y plataformas de software. Sin embargo, Appian afirmó que Pega copió algo en particular sobre la implementación de Appian entre 2012 y 2013. Así fue como Appian alegó estos supuestos secretos comerciales en el juicio:

  1. Servicios inteligentes
  2. Tipos de datos personalizados
  3. Facilidad de la funcionalidad de edición
  4. Capacidad de implementación de aplicaciones en dispositivos móviles listas para ser utilizadas
  5. Vista social integrada de las listas de trabajo y tareas fuera de lo establecido

Sostenemos que, no solo no son secretos comerciales válidos, sino que este tipo de cosas estaban en la plataforma de Pega mucho antes de cualquiera de las demostraciones del consultor. No las copiamos de Appian.

3. Creemos que las reclamaciones tienen muchas vulnerabilidades en la apelación.

En primer lugar, muchos casos de secretos comerciales han demostrado que si se comparten “secretos” con otros sin haberles pedido que no los compartan, se pierde el derecho de cualquier reclamación de secreto comercial. Creemos que lo que Appian reclama como secretos comerciales no cumple con los requisitos de protección. Los secretos comerciales suelen ser información que se mantiene en secreto de todo el mundo, como la fórmula de Coca-Cola. Una plataforma de software utilizada por muchos miles de desarrolladores de aplicaciones anónimos no puede considerarse secreta. Appian no les prohibió a sus usuarios compartir lo que saben sobre su plataforma, y dejó que numerosos revendedores de software lo demostraran libremente, sin llamar a las demostraciones “secretos comerciales” ni pedirle a nadie que guardara secreto. Appian llegó a mostrar la plataforma en conferencias públicas y publicó videos en la web.

En segundo lugar, cuando un tribunal de primera instancia retiene incorrectamente pruebas importantes para el jurado, los tribunales de apelación generalmente ordenan un nuevo juicio. Aquí no se permitió al jurado tener en cuenta varias categorías de pruebas que eran esenciales para un juicio justo de este caso:

  • El contrato de Pega con la agencia de personal exigía a sus consultores que tuvieran permiso legal para hacer demostraciones del software de Appian a Pega. Sin embargo, el jurado nunca oyó esta evidencia.
  • Appian dio a miles de personas acceso a los supuestos secretos que ahora dice que tienen un valor de miles de millones de dólares, incluso más de 12 000 pruebas gratuitas, publicaciones en blogs y videos de demostración de YouTube. El jurado nunca oyó estos hechos importantes.
  • Pega tampoco pudo demostrarle al jurado las versiones de la plataforma Pega, tanto antes como después de las demostraciones del consultor. Como resultado de ello, el jurado no pudo ver por sí mismo las pruebas más claras de que Pega ya tenía lo que Appian alega que fue copiado.

4. Creemos que los $2000 millones por daños y perjuicios son excesivos y vulnerables en el momento de la apelación.

La indemnización por daños y perjuicios de casi $2100 millones es, por lejos, la más grande de la historia de Virginia. Supera los ingresos anuales de Appian de 2021 en un 500 %, asciende a dos tercios de las ganancias en bruto de Pega durante ocho años y, creemos, es consecuencia de varios errores del juicio.

El tribunal de primera instancia instruyó incorrectamente al jurado sobre cómo evaluar los daños y perjuicios, un error que por sí mismo es motivo para anular el caso. Es una norma básica en nuestro sistema jurídico que la parte que demanda debe probar su caso. Además, Virginia adoptó expresamente esa regla en su estatuto de secreto comercial. Pero aquí el tribunal le dijo al jurado que Appian no necesitaba cuantificar el importe de los supuestos daños y perjuicios, y que todo lo que necesitaban para probar el caso eran los ingresos totales de Pega, sin demostrar la conexión entre esos ingresos y sus presuntos secretos comerciales. En efecto, la instrucción del tribunal le dijo al jurado que Appian había probado su caso únicamente señalando las ventas de Pega por un valor de $6000 millones, y que era tarea de Pega desmentir que estas ventas estuvieran relacionadas con los supuestos secretos comerciales. Eso estuvo mal. La ley obligaba a Appian a probar sus supuestos daños y perjuicios.

Además, el tribunal le impidió incorrectamente al jurado saber que Pega y Appian ni siquiera competían en la mayoría de los negocios de Pega.

Con las instrucciones dadas por la corte, Appian le dijo repetidamente al jurado que el punto de partida para los daños eran los $6000 millones de ingresos totales de Pega. En nuestra opinión, esto llevó directamente a la indemnización excesivamente grande, que incluía daños por ventas en las que Appian ni siquiera competía con Pega, así como por productos no vinculados que no podrían haber utilizado los supuestos secretos comerciales.

5. Pega es una empresa muy ética y comprometida con la mejora continua.

John Petronio, quien eligió al consultor y gestionó su trabajo, no ha trabajado en Pega en los últimos siete años. Su empleo terminó en 2015 por razones no relacionadas con las reclamaciones de Appian. El Sr. Petronio ha trabajado con Appian y para Appian desde 2016 en funciones de inteligencia competitiva y fue ascendido a jefe de inteligencia competitiva de Appian en 2019.

Appian también interpuso una demanda contra Pega por una infracción no penal de la Ley de Delitos Informáticos de Virginia porque un grupo de empleados accedió a pruebas gratuitas públicas sin identificarse como personas vinculadas a Pega. El jurado otorgó $1 por esa reclamación. Cualquier implicación en las declaraciones de prensa de que el director ejecutivo de Pega era uno de esos empleados es categóricamente falsa. En respuesta a lo que se conoció acerca de esa actividad, Pega implementó un bloqueo técnico para impedir el acceso desde cualquier ubicación de Pega o computadora portátil de Pega a las pruebas gratuitas de Appian y mejoró aún más nuestra ya sólida formación en materia de cumplimiento normativo.

En resumen, como hemos compartido anteriormente en mayo, no estamos de acuerdo con las afirmaciones y el resultado del juicio, que creemos que no están respaldados por los hechos del caso o la ley y son el resultado de un grave error. Tenemos razones de peso para revertir este resultado, y estamos investigando activamente todas las opciones legales. Como recordatorio, el proceso de apelación podría demorar años en completarse, y ningún dictamen, en caso de haberlo, sería pagadero hasta que este proceso finalice. Mientras tanto, seguiremos centrándonos en asociarnos con nuestros clientes para abordar sus retos de transformación digital más apremiantes.

15 de septiembre de 2022: Pega presenta un recurso de apelación

El 15 de septiembre de 2022, el juez del condado de Fairfax que supervisó el juicio en el caso de Virginia Appian puso fin a la fase de juicio presentando un documento que permite a Pega dar los primeros pasos en su apelación.Esto traslada el caso de un tribunal de primera instancia local a un tribunal estatal diferente y superior cuyo propósito es corregir los errores de los tribunales de primera instancia.

Como hemos dicho anteriormente, Pega está en total desacuerdo con las demandas y el veredicto, que no se apoyan en los hechos del caso ni en la ley y son el resultado de un error significativo, y tenemos plena confianza en la solidez de nuestra apelación.Como señalamos, el proceso de apelación podría tardar años en completarse, y ninguna sentencia sería pagadera hasta que este proceso haya finalizado. Independientemente del resultado final, la capacidad de nuestros clientes, clientes potenciales y socios para utilizar nuestros productos no se ve ni se verá afectada por esta demanda.

12 de mayo de 2022: correo electrónico a los empleados de Pega con aclaraciones sobre demanda, puntos adicionales relacionados y presentación del formulario 8-k.

Ver documento (en inglés) >

Correo electrónico enviado el 12 de mayo de 2022 a los empleados de Pegasystems Inc.

Estimado equipo de Pega:

En nombre del equipo de liderazgo, quiero tomarme un momento para compartir aclaraciones importantes y responder a las preguntas relacionadas con la demanda de Appian. Que quede claro que se trata de una demanda civil entre competidores sin denuncia penal. Como pueden leer en nuestra declaración, Pega disiente de las pretensiones y con el veredicto reciente, que no están respaldados ni por los hechos materiales del caso ni por la ley y son el resultado de un error significativo.

Tenemos razones sólidas para apelar y contamos con una situación financiera sólida.

Confiamos plenamente en la solidez de nuestro apelación. El proceso de apelación podría tardar años en completarse, y no se pagaría ninguna sentencia hasta que este proceso haya finalizado. Pega tiene la robustez financiera para pagar un juicio si alguna vez es necesario.

No hay límite con respecto a cómo Pega desarrolla y vende sus productos o presta servicio en relación con ellos ahora o en el futuro.

La capacidad de nuestros clientes, clientes potenciales y socios para utilizar nuestros productos no está en cuestión. Esto es cierto independientemente de cualquier posible resultado. Continuamos invirtiendo en tecnologías e innovación líderes en el sector. Por favor, continúen comprometiéndose de manera profunda y personal con nuestros clientes y socios.

Es práctica común que las empresas de software realicen análisis competitivos, lo que a menudo incluye evaluar los productos de la competencia.

En 2012, el entonces jefe de inteligencia competitiva de Pega, John Petronio, contrató a un consultor a tiempo parcial a través de una empresa de trabajo para realizar investigaciones sobre la competencia. El Sr. Petronio guio y supervisó al consultor, creó videos y formación basados en su trabajo, y dirigió el “Proyecto Crush”. El trabajo del consultor terminó en septiembre de 2014, y se le pagó un total de $23 000 durante los tres años.

En enero de 2015, Pega despidió al Sr. Petronio.

Appian ahora emplea al Sr. Petronio como jefe de inteligencia competitiva.

El CEO de Appian no pudo identificar un “secreto comercial”.

Appian alegó que el consultor facilitó a Pega información que Appian ahora afirma que son “secretos comerciales”, una caracterización que Pega impugna con firmeza. En su testimonio, el CEO y cofundador de Appian Matthew Calkins indicó que no podía identificar un secreto comercial que Pega supuestamente se hubiera apropiado indebidamente. Durante el juicio, el vicepresidente de estrategia de producto de Appian y vicedirector de tecnología Malcolm Ross cambió su testimonio en cuanto a lo que era y no era un secreto comercial.

Muchos de los que ahora se afirma que son secretos comerciales son, de hecho, importantes limitaciones y debilidades de los productos de Appian. Uno de los expertos pagados de Appian indicó en su testimonio que era valioso “ocultar esas debilidades a sus clientes”. Los supuestos secretos comerciales ahora incluyen importantes deficiencias en los productos de Appian, como el riesgo de pérdida de datos por parte de los clientes de Appian.

Pega está comprometida con los más altos estándares éticos.

A lo largo de nuestros 39 años, hemos establecido relaciones profundas y basadas en la confianza con muchas de las principales organizaciones y gobiernos del mundo. Si algo sale mal, nos responsabilizamos por ello. Pega ha reconocido que un pequeño número de empleados accedió a las pruebas públicas gratuitas de Appian, que Appian quería mantener cerradas a Pega. Adoptamos medidas correctivas e implementamos bloqueos técnicos para impedir dicho acceso a las pruebas gratuitas de Appian en el futuro.

La insinuación en el comunicado de prensa de Appian de que el CEO de Pega accedió a alguna prueba gratuita de Appian es categóricamente falsa.

Pega abrió hace mucho tiempo su propias pruebas gratuitas a todos, incluidos los competidores, ya que Pega no considera que las pruebas gratuitas contengan secretos comerciales.

No esperamos hacer más comentarios sobre esta demanda. Para asegurarnos de que se sientan cómodos al compartir esta información, presentamos esta carta públicamente como un formulario 8-K.

Gracias por su apoyo y compromiso permanente con Pega, nuestros clientes y nuestros socios.

Ken

Ken Stillwell | Director operativo y director financiero | Pegasystems Inc.

Otros aspectos relacionados

No hay límite con respecto a cómo Pega desarrolla y vende sus productos o presta servicio en relación con ellos ahora o en el futuro.

La capacidad de nuestros clientes, clientes potenciales y socios para utilizar nuestros productos no está en cuestión. Esto es cierto independientemente de cualquier posible resultado. Continuamos invirtiendo en tecnologías e innovación líderes en el sector. Como respaldo de esto, véase la carta adjunta del asesor jurídico externo de Pegasystems.

Carta del asesor externo de Pega en relación con la ausencia de limitaciones en el uso de los productos de Pega (en inglés) >

En el improbable caso de que Pega tenga que hacer un pago cuantioso relacionado con este veredicto, ¿cómo lo haría?

Confiamos plenamente en la solidez de nuestro apelación. El proceso de apelación podría tardar años en completarse, y no se pagaría ninguna sentencia hasta que este proceso haya finalizado. Pega tiene la robustez financiera para pagar un juicio si alguna vez es necesario. Un ejemplo, Pega recaudó $600 millones en un solo día en febrero de 2020 mediante la emisión de deuda convertible. Este tipo de mecanismo, entre otros, podría dar respuesta a una necesidad inesperada como esta.

10 de mayo de 2022: Presentación del formulario 8-k sobre la reacción de Pega a la demanda

Ver documento (en inglés) >

Estamos en profundo desacuerdo con las reclamaciones y el veredicto, que no se apoyan en los hechos del caso ni en la ley y son el resultado de un error manifiesto. Tenemos razones de peso para revertir este resultado, y estamos investigando activamente todas las opciones legales. Recordamos que el proceso de apelación podría tardar años en completarse, y que no se podría ejecutar ninguna sentencia hasta que este proceso haya finalizado.

Este veredicto no tiene ninguna repercusión en nuestros productos o en lo que podemos vender y los servicios que ofrecemos. Mientras tanto, seguiremos centrándonos en ayudar a nuestros clientes a abordar sus retos de transformación digital más urgentes para que estén preparados para lo que viene.

Compartir esta página Share via x Compartir mediante LinkedIn Copiando...